Ya No Se Ve eN SuS PuPiLaS

Ya no se ve en sus pupilas y él no aparta su pelo para el beso en el cuello mientras ella cocina. Y grande y fría quedó su cama.